Métodos de ahorro alternativos a los depósitos

Dada la situación tan complicada económicamente en la que nos encontramos a causa de la pandemia por Covid-19, es lógico querer sacar la mayor rentabilidad posible a nuestros ahorros, algo que no nos es posible haciendo uso de los depósitos bancarios, que apenas ofrecen algo de rentabilidad.

Por esta razón, si queremos sacar la mayor rentabilidad posible a nuestros ahorros, la mejor opción puede ser los fondos de inversión. No obstante, estos conllevan un nivel de riesgo superior al que hemos podido experimentar con un depósito bancario, que es más bien nulo. 

Por qué contratar depósitos

Herramientas y diversificación

Para poder poner remedio a esta situación, los expertos aconsejan que lo mejor es diversificar nuestros ahorros, porque de esta manera conseguiremos reducir el nivel de riesgo al que nos podemos exponer. Es decir, puedes dejar en tu depósito bancario aquella cantidad de dinero que consideres necesaria para cubrir gastos imprevistos, por ejemplo, mientras que el dinero restante lo trasladas a fondos de inversión. 

Antes de comenzar a hacer esto, es importante informarse adecuadamente acerca de los fondos en los que vas a invertir, y tener muy claro la cantidad de dinero que vas a utilizar a medio y a largo plazo. Para ello, es necesario tener bien definidos los objetivos que te planteas conseguir. 

Si lo que queremos es determinar el ahorro a medio plazo que podemos necesitar, pero no sabemos cómo hacerlo, debemos comenzar por calcular la cantidad de dinero que podríamos necesitar en un periodo de tiempo que puede oscilar entre los dos y los cinco años.

Como ya hemos mencionado, una de las mejores opciones es introducir la cantidad de dinero deseada en un fondo de inversión, ya que el propio fondo invierte en diversos activos y nos proporciona una mayor rentabilidad que otros productos financieros. Por ejemplo, si escogemos un fondo de renta variable, tenemos que saber que en este caso se apuesta por las acciones. 

Los fondos de inversión poseen un contra importante que hace que muchos inversores se muestren reticentes a utilizarlos, y es que disponen de un nivel de riesgo que los hace imprevisibles. Esto quiere decir que, puede que tengamos una buena racha durante un tiempo, pero nada nos asegura que esa racha se mantenga en el tiempo. 

Otra opción para destinar una parte de nuestro ahorro, pueden ser las rentas fijas. Estas disponen de una cotización diaria y se caracterizan por su volatilidad. 

Por otra parte, si lo que buscamos es ahorrar a largo plazo, lo principal es calcular la cantidad de ahorro que necesitaremos conseguir, y después contratar fondos de inversión diversificados. Dichos fondos invierten en empresas pertenecientes a diferentes sectores económicos en distintos lugares del mundo, lo que nos permite reducir notablemente el nivel de riesgo al que nos enfrentamos. 

En este caso, podemos elegir entre fondos mixtos, ya sean de renta fija o variable, o bien escoger entre otro tipo de opciones que nos permitan sacar un mayor partido a nuestros ahorros y cumplir con nuestros objetivos de la manera más adecuada.

Otros artículos a tener en cuenta

Publicidad